¿Entregamos valor? ¡Tengo evidencias! Parte 2!

Aquí volvemos a la carga hablando de métricas, indicadores y EBM. Para los que se incorporan ahora, recordamos que esta saga se inicia con el post “¿Entregamos valor? ¡Tengo evidencias! Parte 1!”. En esta entrega vamos a centrarnos en una de las grandes novedades que son los dos nuevos tipos de indicadores: rezagados y adelantados

¿Qué indicadores prescribe EBM?

Scrum.org habla de KVA, Key Value Areas (Áreas Clave de Valor) y KVM que son Key Value Measures (Medidas Clave de Valor). De tal manera que para cada KVA, cada área de valor, indica cuales son los KVMs o medidas que considera relevantes.

Lagging & Leading Indicators.

Y llegamos a uno de los grandes añadidos a la Guía EBM, y es que ahora definimos dos tipos de indicadores, los Lagging (Rezagados) y los Leading (Adelantados).
Jerónimo Palacios en su newsletter dominical, “Métricas de Negocio” los describe de la siguiente manera:

  • Indicadores adelantados (leading indicators): Son indicadores fáciles de influir pero difíciles de medir. Normalmente orientados a la actividad.
  • Indicadores rezagados (laggard indicators): Indicadores difíciles de influir pero fáciles de medir. Normalmente orientados al resultado.

Por ejemplo, podemos tener como indicador rezagado que nuestro código tenga alta calidad. Esto es difícil de medir y su resultado sólo se ve a largo plazo.
Siguiendo el ejemplo, por otro lado, tendremos métricas como días de deuda técnica de sonar o bugs detectados, que sí son fáciles de medir, están orientados a un resultado (0 bugs) por lo tanto son nuestro indicadores adelantados

¿Cómo sé si un KVM es un indicador rezagado o adelantado?
“Los indicadores no son intrínsecamente rezagados o adelantados, pueden convertirse en uno o en otro dependiendo de la frecuencia en la que sean medidos”
Yo lo voy a explicar siguiendo el ejemplo de la satisfacción del trabajador:
La satisfacción de los trabajadores se puede medir, por ejemplo, en un equipo Scrum, cada día con un panel niko-niko. En ese caso, es un indicador rezagado, porque resulta fácil de medir pero difícil de influir. Es un indicador orientado a un resultado (empleados contentos). Coincide esto, con la idea de que es un indicador que “detectan cambios con rapidez y permiten una rápida respuesta”. Si todos los miembros del equipo están tristes, algo habrá que hacer.
Y este mismo indicador, la satisfacción, si lo medimos por Sprint, entonces se podría considerar que es un indicador adelantado. ¿Por qué? Porque es un indicador orientado a la actividad y como dice la guía EBM “muestra cambios sólo después de un largo tiempo.”

Causalidad y correlación.
Y es que correlación no implica causalidad como os voy a intentar explicar con un ejemplo.
Pensad de una organización que quiere mejorar su entrega de valor, eligiendo como KVM “Índice de Uso”. Miden 2 equipos Scrum y resulta que el equipo que estima en puntos de historia mejora el KVM, mientras que el otro equipo, que estima en horas, muestra un peor resultado.
Una lectura rápida nos podría llevar a la conclusión de que estimar en puntos de historia causa mejora en el KVM. Pero eso puede ser falso. Podría tener otra explicación u otras variables que realmente están causando el resultado.
Por eso me parece genial que desde la guía se recomiende tener una “conversación significativa basada en datos para formular hipótesis acerca de las causas raíz por detrás de los cambios en los indicadores”

Continuará

Espero que con este post queden más claros todos los conceptos sobre indicadores comprendiendo mejor la propuesta que realiza la EBM. Si os queda cualquier duda, podeis compartirlo en los comentarios y asi aprendemos todos.
La siguiente parte queda abierta a vuestras peticiones. Se puede ver en detalle los 5 pasos de trabajo o quizás revisar los nuevos KVMs añadidos. En vuestra mano lo dejamos

¿Entregamos valor? ¡Tengo evidencias! Parte 2!
5 (100%) 1 vote
Compártelo