Hablemos de complejidad

Uno de los retos a la hora de trabajar en una organización es la gestión de la complejidad. Actualmente, esta complejidad va en aumento  debido a la velocidad en que todo avanza. Pero, ¿sabemos qué es la complejidad?, ¿somos capaces de trabajar en entornos complejos? , es más, ¿somos conscientes de en qué medida afecta dicha complejidad en nuestro día a día?. Si estás interesado en conocer un poco más sobre este mundo te animo a que sigas leyendo.

Modelo Simplicity 

A la hora de abordar un modelo  tenemos que saber que el mapa no es el territorio. Esto quiere decir, que un modelo no intenta ser fiel a la realidad, intenta ser útil. Por este motivo existen varios modelos y para cada persona o circunstancia puede ser más útil uno u otro. Los tres más conocidos son: la matriz de stacey, el modelo cynefin y el modelo simplicity  planteado en management 3.0. Hoy vamos a hablar de este último.

Jurgen Appelo ilustra su modelo de complejidad usando la siguiente matriz.

simplicity

Sencillo o complicado

En la dimensión vertical la matriz plantea la diferencia entre lo sencillo y lo complicado, es decir la capacidad que tenemos de entender cómo funciona un sistema.

Los sistemas sencillos son aquellos que podemos entender analizando cada una de sus partes por separado. Es decir para comprender algo sencillo podemos aplicar un enfoque reduccionista.

Los sistemas complicados son aquellos que no se pueden entender analizando sus partes por separado ya que tienen comportamientos emergentes. Estos comportamientos no son producidos por ninguna de las partes del sistema de forma aislada y además si cambias una parte del sistema el comportamiento cambiará. Para entender estos sistemas hay que emplear un pensamiento holístico.

 

En la imagen, sencillo es el lego ya que podemos entenderlo analizando cada una de las partes por separado. Por contra,el reloj es complicado ya que para entender su funcionamiento es mejor verlo con perspectiva y así observaremos cómo se relacionan los distintos movimientos de las agujas. Este movimiento es más difícil de intuir si nos paramos a analizar cada uno de los engranajes del reloj.

Ordenado, complejo o caótico

En el eje horizontal se va desde lo ordenado a lo caótico pasando por lo complejo. Cuanto más a la derecha estemos más dificultad tendremos para predecir el comportamiento de un sistema.

Algo ordenado es algo donde las causas y las consecuencias están muy cerca. Es decir podemos prever qué va a pasar al realizar una acción sobre el sistema.

En un sistema complejo las causas y consecuencias no están cerca. En estos sistemas no podemos predecir lo que va a pasar al realizar una acción sobre ellos, aunque sí sabemos que la consecuencia va a ser proporcional a la causa. En estos sistemas se dan bucles de realimentación tanto positivos como negativos. Esto produce que las causas se convierten en consecuencias haciendo muy difícil encontrar las causas originales. Debido a esto, es muy interesante encontrar estos bucles para potenciar los positivo y romper los negativos.

En un sistema caótico es imposible conocer las consecuencia que tendrá cualquier acción sobre el mismo. Esto se debe, entre otras causas, a la predominancia que tienen los bucles de retroalimentación en estos sistemas. Estos bucles hacen que la consecuencia de un cambio en el sistema sea completamente desproporcionada. Aquí podemos hablar del famoso “efecto mariposa”.

Un ejemplo de algo ordenado es un reloj, ya que podemos predecir perfectamente cómo se va a comportar y qué consecuencias va a tener cualquier acción que realicemos sobre el mismo.

Un sistema complejo puede ser una ciudad. Esto se ve muy bien con las leyes; la misma ley en distinta ciudad tiene consecuencias distintas. Además, las consecuencias que pueda tener esa ley es proporcional a la misma. Pensemos por ejemplo una ley que prohíba los coches diésel. Esa ley no tiene las mismas consecuencias en Madrid que en Burgos o en Estocolmo. , Por ello, no podremos predecir claramente que va a pasar al introducirla. Además, sabemos que el impacto que tendrá la ley será proporcional al cambio que supone.

Por último, la bolsa es un sistema caótico. Es imposible predecir cómo se va a comportar,  además el impacto que tiene en la bolsa cualquier mínimo cambio es impredecible. Si no que se lo digan al banco de Inglaterra en la película de Mary Poppins, el hecho de no devolver un penique a un niño supuso la quiebra total del banco.

Pensar en que parte del modelo está nuestro sistema nos ayuda a buscar técnicas específicas para gestionarlo. Además, nos permitirá saber el motivo de ciertos comportamientos. También nos proporciona una técnica para movernos por el modelo, ya que no es lo mismo querer hacer un sistema más sencillo que más predecible.

Por último indicar que los dos elementos que faltan de comentar en la matriz son una familia y un dado. Os animo a que realicéis el análisis de cada uno de ellos siguiendo el modelo.

Hablemos de complejidad
3 (60%) 2 votes
Compártelo