No te creas nada de los talibanes del Scrum

¡El sector ágil está en lucha! Con calzón azul la teoría y guía de Scrum, con calzón amarillo, las empresas que quieren implantarlo. ¿Qué ocurrirá cuando suene el gong?

El contexto Scrum y el de las empresas que quieren implantarlo es abismal: no hay opciones de crear equipos multidisciplinares porque rompemos los departamentos estancos, no podemos tener equipos autoorganizados porque entonces no sabemos qué hacer con los jefes, sólo sabemos trabajar con fechas y medimos a los equipos por el % de avance en vez de medir el valor generado y el impacto en negocio.
Las organizaciones no paran de fallar por eso Scrum está teniendo éxito, al menos la idea feliz que promete Scrum. Las organizaciones solo se quedan con los titulares: velocidad de desarrollo, mejora en el mercado, reducción de costes o aceleración del time-to-market.

El problema aparece cuando en una organización implantamos Scrum y pasado un tiempo aparecen problemas. Equipos que no terminan de funcionar, costes que se disparan de manera asombrosa, fechas que se siguen sin cumplir y encima se avisa muy tarde del retraso, lo que crea sensación de falta de control debido a la falta de planes.
Hay organizaciones a las que Scrum les ha aportado mucho ¿Por qué en mi empresa no pasa? Analicemos la situación. ¿Qué Scrum estás haciendo? Para empezar, si te han hablado de ceremonias, de Daily Standup, de Technical Lead o de Jira. ¿Sabías que ninguna de esas cosas pertenece a Scrum?

Las personas que venden Scrum&Agile en las organizaciones suelen trampear su definición para dar una versión más “realista” de cómo aplicarlo. Decimos “realista” porque realmente es un waterfall encubierto con Sprint 0, Sprints de desarrollo y Sprint de subida, donde el Scrum Master controla el presupuesto y a veces hasta el equipo, donde no se mira al negocio hasta la entrega final. ¿Si realmente estamos haciendo la misma aproximación de siempre por qué pensamos que no tendremos los mismos problemas de siempre?

La gracia aparece cuando una persona con alto conocimiento de Scrum habla con estas personas que venden. Y estos vendedores te lanzan frases como “no entiendes al cliente”, “no seas purista”, “tenemos que ser ágiles y adaptarnos a lo que pide el cliente” y un largo etc. Lo peor de todo es que estos vendedores llaman a los expertos “talibanes” y los descalifican diciendo que están fuera de la realidad.
Para mí, el concepto talibán me evoca a un fanático intransigente que engaña a otras personas para que realicen actos atroces en nombre de su religión, lo que se conoce como el “ideólogo del atentado”. ¿No habrá algo más talibán que engañar a un cliente con un Scrum modificado para que te lo compren aprovechándose de su desconocimiento? Y que conste que esto lo hacen con más cosas: microservicios, DevOps,  Blockchain: todo lo que esté de moda lo adaptamos para venderlo como sea.

Para mí, ahí están los auténticos talibanes, las personas que sabiendo lo que es ser Agile o trabajar con Scrum lo explican de otra manera para no tener una conversación complicada con un cliente o, peor aún, tratan de manipularlo para conseguir una venta.

Los expertos o las personas que creen en Agile realmente son personas críticas, personas que tratan de mejorar las organizaciones, personas que sacan a la luz temas incómodos que preferimos no tratar. Los llaman talibanes porque aún hay mucho que cambiar y parece que están muy lejos de la realidad cuando lo que tratan es de modificarla para el beneficio de todos.

Los talibanes-vendedores pueden acabar por conseguir una sensación de hartazgo en los clientes que acaban renegando de saber nada de Scrum. Los profesionales que realmente transforman compañías para incorporar Scrum están dispuestas a rechazar un cliente si se dan cuenta de que no van a cambiar, de que es todo postureo. Esto es inaceptable para un talibán-vendedor, por eso, estas personas están haciendo mucho daño al sector.

Si de verdad buscas la Transformación Digital, Ágil, Cultural, Organizacional o como lo quieras llamar, piensa que hay que cambiar cosas, todo lo demás, post-its y humo.

No te creas nada de los talibanes del Scrum
3.1 (61.9%) 21 votes
Compártelo